logo

El marketing emocional es un concepto que está en auge, las marcas están apostando por las emociones en sus campañas de marketing, su publicidad, en el contenido en sus perfiles de redes sociales.

El objetivo es crear un fuerte vínculo emotivo entre marca-usuarios más allá del producto.

El marketing emocional establece caminos creativos en publicidad, más utilizado por las marcas y que más fuerza ha tenido es, lograr un impacto emocional. Las empresas buscan conseguir un fuerte vínculo entre la marca y su target haciendo surgir sentimientos, ¿Por qué? La respuesta es sencilla, ¡Qué sería de una persona sin las emociones!

Uno de los objetivos del marketing es vender y sabemos que las emociones venden de manera eficiente, por eso las marcas intentan llegar a los sentimientos y emociones de los usuarios, para captar su atención, porque las emociones enganchan, crean casi una dependencia de ellas y los sentimientos enamoran.

Aunque actualmente nos encontremos en la Era Digital, también estamos en la Era Emocional, por lo que se intenta de manera constante acercarnos a nuestros clientes, humanizando las marcas a través del marketing emocional.

Al llevar a cabo una tarea de marketing emocional vamos a conseguir transformar a los clientes en prescriptores, pues se establece un contrato ficticio entre cliente-marca. Este contrato nos obliga a cuidar, mimar y cubrir sus necesidades, ya que, han depositado su confianza en nosotros siendo la emoción el inicio de la relación entre ambos. El resultado de ello dará lugar a la venta y por tanto, al crecimiento de la marca.

Con una buena estrategia vamos a llegar al corazón, lo que convertirá a la marca en una necesidad para el usuario y, en consecuencia, en nuestro objetivo de fidelización cumplido.

Con el Marketing Emocional vamos a conseguir vender un producto a través de las emociones. Los mensajes unidireccionales ya no funcionan, ni sirven para los objetivos prioritarios de las marcas comprometidas con sus clientes y los usuarios. Ahora, los consumidores fieles a todo aquel contenido que publican a través de las redes o blogs, serán finalmente en prescriptores de la marca.

Existen los mensajes bidireccionales, donde los usuarios y clientes intervienen dando su opinión. Vincular al cliente emocionalmente con la marca y crearle una necesidad para que forme parte de su entorno, esto es a lo que se le conoce con el nombre de neuromarketing.

Si bien todas las marcas pueden llevar a cabo estrategias y campañas de Marketing Emocional, también es cierto que algunas marcas, productos o servicios están más predispuestos a tener un éxito casi garantizado si se planea, se organiza, se ejecuta y se gestiona correcta y profesionalmente. No es un juego, es una estrategia de venta, empleando emociones, y solo por el hecho de que nuestros usuarios y seguidores se sientan identificados con un sentimiento, bien merece la pena invertir en la profesionalidad del equipo de Agencia MonoGrafica.

Marketing emocional

Existe un decálogo con los mandamientos del Emotional Branding o Marketing Emocional de Marc Gobé.

1.De consumidores a personas.

Debemos tener en cuenta que los consumidores que compran han pasado a ser vistos desde el punto de vista comercial en personas que viven, sienten y luego compran.

2.De producto a experiencia.

Las marcas deben crear campañas que llamen la atención, para despertar las inquietudes y necesidades de los usuarios y consumidores. Es importante despertar la curiosidad del usuario, y estimular las emociones al consumidor para conseguir que éste viva experiencias.

3.De la honestidad a la confianza.

Sin confianza no existe ningún tipo de relación.

4.De la calidad a la preferencia

La calidad se ha convertido en el factor imprescindible para ser una marca líder. Y convertirte en marca preferida por ello, genera la fidelización de tus clientes y usuarios. Esto, sin duda, conlleva conexión con los consumidores, creando un vínculo difícil de romper si se mantiene dicha calidad, no solo en el producto, sino en todo lo que lo envuelve.

5.De la notoriedad a la aspiración

La notoriedad y marcar la diferencia dentro del mercado empresarial es lo que te hace ser reconocido como marca. Otra cosa es el éxito empresarial. Para lograr ambas cosas es necesario cubrir las necesidades y expectativas de nuestros usuarios.

6.De la identidad a la personalidad

Cada marca tiene una identidad propia, única e irrepetible que la hace diferente a las demás. La personalidad de la marca será determinante para despertar los sentimientos y emociones de nuestros usuarios y, en consecuencia, ser parte de un valor añadido que marcará la diferencia ante nuestra competencia.

7.De la función al sentimiento

La funcionalidad de un producto representa sólo sus cualidades prácticas o superficiales. El diseño sensorial tiene que ver con las experiencias. Debemos generarle la necesidad de seguir experimentando y sintiendo con nuestros productos.

8.De la ubicuidad a la presencia

La ubicuidad se ve. La presencia emocional se siente. La presencia de una marca debe coexistir con sus consumidores, y no hay nada mejor que despertar las sensaciones de los usuarios para reforzar más su presencia.

9.De la comunicación al diálogo

La comunicación ha cambiado, los mensajes unidireccionales ya no funcionan. Los usuarios quieren ser escuchados, de ahí a la bidireccionalidad de dicha comunicación. Los consumidores quieren formar parte de la marca.

10.Del servicio a la relación

El servicio es vender. La relación es reconocer, entender y valorar a los consumidores.

Como marca debemos aprender a conocer a nuestro público objetivo, pero también a nuestros clientes para lograr que éstos vuelvan por haberles tratado como personas, no como números.

Desde Agencia MonoGráfica llevamos 10 años trabajando en el mundo de la publicidad y el marketing, como profesionales titulados en el sector, ofrecemos nuestros servicios y atendemos cualquier necesidad en el siguiente punto de contacto.