Diferencia entre logotipo y branding

Un logotipo es solo un pequeño componente de las piezas que se unen para definir la marca de tu empresa.

 

Cuando piensas en desarrollar tu “marca”, lo primero que se te viene a la mente es la creación de un logotipo. Los colores, elementos gráficos y otros componentes de diseño son el punto de partida pero debes saber que:

Tu logo NO es tu marca.

¿Qué significa esto exactamente? En pocas palabras, un logotipo es solo un pequeño componente de las piezas que se unen para definir la marca de tu empresa. Por este motivo, es fundamental ser consciente de la importancia que tiene un logotipo bien pensado, ya que será el símbolo gráfico y/o tipográfico que vendrá a la mente de nuestro público objetivo.

Logotipos

Vamos a empezar desde el principio con algunos conceptos básicos:

¿Qué es un logotipo?

 

Según la Wikipedia un logotipo —coloquialmente también llamado logo— es un signo gráfico que identifica a una empresa, un producto comercial, un proyecto, o en general, a cualquier entidad pública o privada. Pero es mucho más que eso, un logotipo estará a la vanguardia de la señalización, membrete, web y todos los materiales de marketing de tu empresa. Por eso, antes de comenzar a diseñar un logotipo, es esencial pensar en una estrategia general de marketing. ¿Qué queremos transmitir? ¿Cuál es nuestro valor diferencial? ¿Cuál es nuestro target?…

 

Es imprescindible que un logotipo se integre a la perfección con el nombre, el eslogan y la misión general de la empresa. Ésto brinda una presencia de marketing sólida. Si bien un logotipo es un factor muy importante en la identidad general de una empresa, no necesariamente define quién, qué es o qué representa realmente la empresa. Ahí es donde hablamos de marca.

¿Qué es el branding?

 

Volviendo a Wikipedia, branding hace referencia al proceso de hacer y construir una marca (en inglés, brand equity) mediante la administración estratégica del conjunto total de activos vinculados en forma directa o indirecta al nombre y/o símbolo (logotipo) que identifican a la marca influyendo en el valor de la marca, tanto para el cliente como para la empresa propietaria de la marca.

 

Lo que decíamos, el branding contempla el número de acciones necesarias que realizará la empresa para generar los valores asociados a la misma. Su función es crear la percepción general de la empresa y ayudar a generar confianza con nuestros clientes. Una buena estrategia de marca es atraer personas de una manera significativa mientras se gana su confianza y apoyo.

En definitiva, el branding es el alma de una marca, lo que va diciendo la gente de ti. Es el proceso que trata de provocar emoción en la audiencia a través de estrategias que aportan valor tanto para el cliente como para la propia empresa.

comillas

Una marca es el conjunto de expectativas, recuerdos, historias y relaciones que, en conjunto, representan la decisión de un consumidor a elegir un producto o servicio a través de otro.

Seth Godin

Una marca fuerte evoca confianza y competitividad y para crearla hay que tener en cuenta principalmente los siguientes pasos:

  • Definir el objetivo de la marca: Preguntas como, ¿qué ofrecemos? ¿cuál es nuestro público objetivo? ¿qué valor nos diferencia de la competencia? ¿qué alcance queremos que tenga nuestra marca?
  • Crear una identidad: Elegir un nombre para la marca, crear un logo, definir los colores y tipografía que vamos a utilizar y definir un claim o elogan son elementos clave para construir una buena percepción de la marca entre nuestros clientes.
  • Consolidar una experiencia para el consumidor: Una buena estrategia para conseguir la confianza de los clientes es ofrecer emoción. Además, tenemos que ser claros y comprometidos con nuestra marca o de lo contrario, perderemos credibilidad y confianza por parte de la audiencia.
  • Diferenciarse de la competencia: La única alternativa para destacar en un mercado tan competitivo es diferenciarnos de los demás. Por ello, tenemos que desarrollar características que nos haga ser diferentes del resto y que se relacionen directamente con nuestro público.
  • Conseguir mayor credibilidad y notoriedad: Mantener un contacto directo con nuestros clientes, y que la comunicación sea transparente, nos abrirá las puertas para generar confianza. Ésto significará que nos creen y crecerá el prestigio de la marca.

En Agencia MonoGráfica entendemos que establecer una estrategia de marca sólida es de vital importancia, por eso nos centramos en construir marcas que inspiran, evolucionan, se involucran y crecen.

¿Quieres crear una marca?

Cuando la publicidad toca el alma

Se llame alma, conciencia o corazón. Todos tenemos un rincón en el que se remueven nuestros sentimientos. Miedo, alegría, envidia, curiosidad, preocupación… Con todos ellos juega la publicidad, a veces de manera sutil, otras con una crudeza que angustia. ¿Dónde está el límite?

 

Toda publicidad se crea para emocionarnos de una manera u otra, pues tendemos a recordar aquellas cosas que despiertan sentimientos en nosotros, pero muy pocas campañas consiguen “tocar el alma”. Para conseguirlo, a veces las compañías rozan la inmoralidad de tal manera que llega a ser contraproducente. Aunque la moralidad es algo subjetivo, todos deberíamos saber diferenciar una entre una verdad y un intento de manipulación; ése es nuestro límite.

La verdad no tiene réplica

Algo puede ser escabroso, incluso desagradable, pero si cuenta una verdad, hay poco derecho a réplica. En ese escenario se mueve una de las campañas más criticadas en su día, “life is short, play more” de Xbox:

Muchos acusaron a la compañía de mal gusto, pero desde el punto de vista del publicista fue una campaña magistral, aunque se entiende que no todo el mundo esté de acuerdo.

¿Cuenta la verdad?

Por desgracia lo es; el ciclo vital no dura cincuenta segundos, pero quien diga que la vida es larga, es que no ha vivido suficiente.

¿Es efectiva?

Puede que el anuncio no te haga saltar del sofá para ir a comprar una Xbox, pero sí logra que te replantees lo que haces con tu tiempo y muchos aficionados a los videojuegos querrían jugar más.

Removiendo conciencias

Esta línea de crudeza es sello propio de la mayoría de las campañas publicitarías de tráfico que pretenden concienciar contra el alcohol y las drogas. Quién no recuerda la campaña “Ten cerebro, pasa de la coca”:

O la última campaña de la DGT: “En un accidente de tráfico, ¿quién prefieres ser?”. Una crudeza a veces necesaria para remover conciencias, para clavarse en el alma.

Despertando sentimientos desde la sutileza

Pero hay otra manera de llegar al público, otra manera de despertar sentimientos sin ser tan explícitos, con sutileza. Un ejemplo espectacular es el “Acto I. Alma” de Estrella Damm.

La música, el metraje, la ambientación, todo en sincronía para encogerte el corazón:

Es imposible no empatizar con la angustia que desprende. Puede que nunca bebamos una Estrella Damm, pero sólo podemos aplaudir la iniciativa y su realización, sin duda, nos ha tocado el Alma.

comillas

Si queremos mantener nuestra forma de vivir. ¿No deberíamos proteger aquello que la hace posible?

Anuncio Estrella Damm 2019